jueves, 3 de febrero de 2011

Un- La esperanza

LA ESPERANZA

Amanda reapareció sin que nadie reparara en ella. No le preguntaron de dónde venía ni se sorprendieron de que se hubiera marchado en algún momento. No le contestaron cuando preguntó, con cotidianidad, cómo se encontraban. Todos estaban absortos en la conversación que escuchaban a pedazos y que se desarrollaba en el cuartico de la derecha. Tan sólo Manuel se dirigió a ella para indicarle que guardara silencio llevándose el dedo a los labios.

-Han encontrado a uno de los chico -le explicó en voz baja.
-No me digan. Eso puede cambiarlo todo…

Nadie la miraba. La salvación en esos momentos estaba en otro lado.

También había miedo, mucho miedo, a que la detención de Eddy no cambiara nada, a que las cosas fueran a peor y seguir atrapados en aquel absurdo. Diana se sentía perdida, en un punto ni geográfico ni temporal, en un hueco en su mundo en el que ella no tenía nada que decir ni que hacer, en el que no tenía ningún control ni ninguna norma a la que acogerse. Escuchaba las voces del cuartico pero no sacaba nada en claro, ni lo oía bien, ni podía evitar hundirse en pensamientos sobre los posibles finales de aquella historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada