viernes, 11 de febrero de 2011

Media vuelta- Nombre de Rock'n Roll

NOMBRE DE ROCK'N ROLL

Ya de camino, Bárbara sacó un papel doblado del bolso.

-Toma -dijo a Diana-, me la dio Omar para ti.

La española lo desdobló. Era una carta llena de palabras cariñosas y faltas de ortografía, escritas con bolígrafo y letra de niño. Al dar la vuelta a la hoja vio que era el cartel del concierto, el que estaba colgado en su habitación la noche que les detuvieron.

-¿Cuándo te la dio?
-Después de marcharte tú él se fue, y al rato volvió con esto.

Diana rompió a llorar, sintiéndose más ridícula aún que la noche anterior. Bárbara le abrazó sin decir nada. Manuel, sentado delante y enfrascado en una viva conversación con el conductor, no se percató, y el muchacho argentino le animó como pudo sin conocerla de nada.

-Eh, compañera, ¿cómo os llamás?
-Diana.
-Da-ia-na -repitió con impostado acento americano-, ¡tenés nombre de Rock'n Roll!

Ella no pudo menos que reír por lo ridículo de la frase. Miró al muchacho por primera vez desde que le había visto y se encontró con un chico que no estaba nada mal. Se acordó de Thomas, ¿qué habría sido de él? “Era un imbécil”, se repitió. Luego pensó que igual lo llamaba al llegar a La Habana. Siguió llorando hasta quedarse dormida entre los brazos y sobre las piernas de Bárbara, que le acariciaba el pelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada