jueves, 10 de febrero de 2011

Media vuelta- A las ocho frente al hotel

A LAS OCHO FRENTE AL HOTEL

Aquella mañana llovía como no solía hacerlo a esas horas y eso añadió prisa a los pasos de Diana. El fango de la calle se colaba entre la chancla y el pie, haciendo que se resbalara y dificultándole el camino hasta el hotel. Allí estaba Manuel, sereno y sonriente hasta el final. Bárbara: gafas de sol, pocas ganas de marcharse y muchas de caer dormida en la parte de atrás del taxi.

Mojados y extraños, se refugiaron bajo el marco de la puerta de entrada del hotel y esperaron. El chófer estaba allí, el coche también, incluso Amanda, Yaquelín y Fabrizio, que habían ido a despedirse, pero faltaba la italiana que no había dormido en su cama.

Y esperaron a que llegara Bianca.

Tras un café caliente y largo, la comisión partió en un monovolumen nuevo, de ésos que no olían a gasolina ni a excursiones añejas, sin la italiana. Los tres españoles y un cuarto chaval al que no conocían de nada y que, muy amable, había accedido a esperar con acento argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada